Publicado el

Aromaterapia

La Aromaterapia

La aromaterapia consiste en el empleo de aceites esenciales extraídos de las plantas para aumentar la salud general y proporcionar un buen aspecto. Es la terapia que utiliza aromas que provienen de la naturaleza, plantas, flores, arbustos, con fines curativos. El proceso requiere de la destilación del vegetal para captar lo que se denominan aceites esenciales. Estos aceites serán los encargados de transmitir las propiedades naturales por medio de aplicaciones y tratamientos.

La facilidad de absorción de la piel permite que los componentes activos penetren directamente en le organismo, mejorando nuestro sistema, y actuando sobre la circulación sanguínea, los tejidos, los órganos, etc., mejorando las diferentes dolencias tanto físicas como psicológicas.

Los aceites esenciales, son sustancias aceitosas volátiles donde encontramos vitaminas, antisépticos, hormonas y hasta cientos de componentes químicos orgánicos, todos ellos puros y naturales. Estos aceites pueden formar parte de la preparación para un masaje, ser inhalados a través de vaporizadores o aromatizar las aguas de un baño de inmersión.

En la antigua civilización china y sus manuales de medicina en el año 2000 a. De C. , ya se hacía mención a las propiedades curativas que poseía la granada. En la época egipcia y para el proceso de momificación se utilizaban plantas, y los sacerdotes expertos en medicina recetaba como antiinflamatorio la mirra.

Los olores siempre se han relacionado con las divinidades y las ofrendas a los dioses de plantas olorosas era común en las ceremonias.

En 1928 y de forma casual, un químico francés René- Maurice Gattefose, se aplicó lavanda al sufrir una quemadura en un ensayo. Se curó tan rápidamente que empezó a investigar los aceites esenciales y su desarrollo ala penetrar por nariz y piel, así como sus efectos sobre el sistemas nervioso. El olfato sin duda despierta nuestros sentidos y nos recupera en agradables olores hacia la vida plácida en perfecta sintonía con la naturaleza.

Beneficios

Cada aceite esencial tiene su propio aroma característico y un perfil terapéutico propio. Algunos aceites son calmantes y relajantes, mientras que otros son estimulantes y vigorizantes.

Determinadas fragancias tienen efecto sobre el estado mental de quien las utiliza: el jazmín y el neroli pueden mejorar la depresión, la mejorana calma la ansiedad y la menta puede aumentar la capacidad de concentración mental. Pero un número mayor de aceites esenciales poseen propiedades terapéuticas y antibacterianas, antisépticas o antiinflamatorias. Pueden ser muy efectivos para aliviar síntomas de infecciones comunes como resfriados y gripes.

Técnica

Existen varias formas para conseguir el máximo beneficio de la aromaterapia. Seleccione aquellos aceites que reúnan las propiedades más adecuadas para conseguir el efecto deseado y utilícelos solos o combinados con no más de dos o tres aceites al mismo tiempo.

En la piel, los aceites esenciales se concentran mucho: utilice siempre una mezcla de un aceite esencial con un excipiente oleoso antes de aplicarlos sobre la piel. Añada de una a tres gotas del aceite esencial elegido a una cucharadita de café de un aceite vegetal como de almendra, de soja, de uva, de aguacate o de germen de trigo.

Almacene grandes cantidades del aceite no utilizado en una botella de vidrio del color y manténga en un lugar fresco. Aplique la mezcla directamente sobre la piel, frotando suavemente. De forma alternativa, utilice el aceite aromático en lugar del aceite corriente de masaje.

Para beneficiarse directamente del aroma de un aceite esencia, añada unas cuantas gotas a un cuenco de agua caliente y colóquelo lo suficientemente cerca de usted para que pueda inhalar el vapor que desprende. También se puede realizar esta práctica con vaporizadores baratos.

Alternativamente, ponga unas cuantas gotas de aceite esencial en una bola de algodón humedecido y colóquela sobre un radiador caliente. Otra opción consiste en poner unas gotas de aceite esencial en un atomizador de los que se utilizan para vaporizar las plantas de interior ( 5 gotas por cada 250 ml de agua) y vaporice la habitación. Con ello conseguirá refrescar habitaciones mal ventiladas, creando una atmósfera propicia al estudio o a la relajación en casa o un ambiente saludable en una oficina.

En el baño, añada de 5 a 10 gotas de aceite esencial según se llena la bañera de agua caliente. Los beneficios derivan de la inhalación de sus vapores, así como de la absorción de los aceites por la piel.

Indicaciones

Es especialmente efectiva en:

– Problemas derivados del estrés y la ansiedad
– Dolores reumáticos y musculares
– Trastornos digestivos
– Dolores menstruales y problemas asociados a la menopausia
– Problemas cutáneos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *